domingo, 30 de agosto de 2009

Ella al día siguiente

Ella no quería un aforismo de Narosky
un frasecita romántica
por eso hizo cosas raras antes de pensar:
escuchó "Ojos de Videotape"
se sirvió un vaso de vino
y se miró reflejada en la azucarera
se quiso cortar el flequillo, así nomás
con la tijera que abre los sachets de leche
pero mejor no
No tenés cara para flequillo-le dijo la azucarera
Se sentó en la banqueta de la cocina
miró por la ventana y puso play:
estos vientos calurosos son una mierda
te hacen creer en playa, piel tirante
y el olor a crema y arena camino a la noche costera
pero fue simplemente ayer, en la ciudad, en el boliche
oscuro
con voces titilantes, que ella lo vio
y hablaron pavadas con tono de despedida
cómo me hacés esto
se repetía ella, como loro, pero no se lo decía
y él no le leía la mente
(qué lástima)

No lo va a llamar
Nos hablamos, se dijeron ayer, con tragos en la mano
pero ella no lo va a llamar, de verdad
se va a tomar el vino,
se comerá un yogur, o el postrecito Ser que tiene en la heladera
y se cortará el flequillo torcido
lejos del teléfono

miércoles, 26 de agosto de 2009

Miércoles feliz


Mucho sol se cuela por la ventana
porque el sol no sale por el Este ni el Oeste
sale por la ventana, como decía Libertad
Franco fabrica una máquina de caramelos revolucionaria
hasta Willy Wonka se la envidiaría:
cuando metés los caramelos ahí, los hace más ricos
ese es su secreto
Julio prepara el molde con manteca y harina
ya tengo lista la mezcla y disfruto del chocolate
que quedó en las paletas de la batidora

Hoy los monos estamos de cumple
y festejaremos colgados de algún árbol

domingo, 23 de agosto de 2009

Como gasto papeles recordándote

Yo te llevo, dice la Mojarra, como si te alcanzara a hasta la estación de Berazategui. Arranca con su relato y con lo puesto nos vamos todos para Cuba. Aparecen españoles y portugueses ¿Y esta gente? viene con nosotros. Pues sí, tía, que iremos contigo y con la argentina loca, responde una gallega que no para de abanicarse.
-Primero, Varadero.
-No, Varadero no. Es puro turismo, yo quiero conocer La Habana y la revolución y Fidel...
-La guía soy yo-me reta Mojarra-primero Varadero. Mirá que yo tampoco quería ir.
-Eso, tía. Escucha a la argentina loca, que allí nos conoció a nosotras.
Mojarra conserva eso del "querés ser mi amiga" de la niñez: ya tiene su grupo de compinches en Varadero. Con ellos me lleva a la playa y me cuentan del calor y de los mojitos. Como agua se bajan los mojitos. No queda otra, se excusan. La "Tu Cola" es fea y con las limonadas no alcanza.
A la noche hay show en el hotel y el grupo de turistas pegó onda con El Bailarín.
¿Quieren baile de verdad? desafía ágil y moreno. Nadie, nadie le puede decir que no. Así que, cuando todos se van a descansar para prepararse para otro día de playa, Mojarra y sus amigos aguardan escondidos en la parte trasera del hotel. Y otra vez me lleva.
El Bailarín nos guía hacia el corazón de Matanzas, los pastizales son altos de verdad y los mosquitos de la zona tiene dimensiones impensadas (directamente proporcionales al tamaño de sus picaduras).

El camino es largo, pero valió la pena llegamos a la parranda. Una joda de verdad, con cubanos verdaderos moviéndose sin parar. El ron se vende por vaso. Que quiero la botella, joder. La gallega está con el abanico en su máxima velocidad. El barman le ofrece un vaso. Que la botella. Que vaso. Que botella, hombre. El tire y afloje funciona, pero hay que pagar.
-Hagamos como dice la argentina loca,hombre.Una vaquita. Que dame diez euros, y tu también, y tú...
La gallega me mira
-tu no,que eres la invitada de la argentina loca.
Se arma la barra paralela, el grupo de turistas ebrios toma pero los cubanos se suman. El baile no para, nadie quiere irse, pero no se puede comprometer al Bailarín.
Otra vez pastos altos y mosquitos, pero todavía queda un resto de ritmo en los cuerpos y extendemos la parranda a capela y descalzos. La policía nos interrumpe. Derecho al hotel.
En la habitación, abajo de la almohada está la cartita de Davelys, cuenta que con la propina del día anterior va a poder hacerle la fiesta de quince a su hija: una comida con toda la familia. y agradece, agradece y agradece.
Todavía no amaneció, Mojarra y sus amigos piden comida en el bar del hotel. Son diez (bueno, me sumo, somos once) pero piden comida para veinte.
Otra vez a la playa. Atrás de un barco esperan El Bailarín y sus amigos, nuestros compañeros de parranda. Comen con gusto, disfrutan de los langostinos sin pelar. El calor sigue, se arma fogón sin fogata.
El Bailarín canta Alfonsina y el mar. El resto lo contemplamos. Nos cuenta de su vida. Fue miembro del Ballet Nacional de Cuba, pero en el hotel gana mejor.
-Salí veintisiete veces de Cuba, conocí todo el mundo- cuenta.
La pregunta está ahí, nadie la hace hasta que la hacen ¿y por qué no te fuiste?
-Porque nunca me iría de Cuba... te vas Alfonsina con tu soledad, que poemas nuevos fuiste a buscar.
En las fotos están todos. La Mojarra me dice que hay más, que tenemos que ir a La Habana todavía. Y yo no veo la hora.
Ella se muere por volver
y yo que nunca fui, también.

miércoles, 19 de agosto de 2009

Luche que vuelvo

Hoy vi en Canal Encuentro un programa sobre Filo
vi su patio, el bar del CEFyL
los pasillos cortinados de pancartas
apuntes fotocopiados coloreados con resaltadores

vi a la gente, y no encontré caras conocidas
algunos deben estar recibidos
otros dispersos, en la búsqueda
pero la alumna protagonista fue a la biblioteca
y consultó los ficheros de hojas amarillentas
con bordes doblados
esos ficheros que alguna vez revisé siguen ahí
puedo volver
un día voy a volver

sábado, 15 de agosto de 2009

Alucinación ideológica

No sé si a alguna Universidad londinense le interesará este dato para hacer una investigación, pero yo de onda se los dejo, acá en mi blog internacional:

Cuando estudiaba en Filo me pasó, lo comenté con compañeros y aseguraron haber tenido una experiencia similiar, sobre todo cuando van rumbo a un parcial o final:

Al pasar con el colectivo por el Colegio Marianista (sobre Rivadavia, a pocas cuadras de Primera Junta), medio dormida leí Colegio Marxista y me despabilé.

domingo, 9 de agosto de 2009

Aquí será el Teatro Enorme

Av. Corrientes al 1400, frente a La Giralda ¿qué más se puede pedir?
¿Un túnel que conecte el teatro con la legendaria confitería para agilizar el tráfico de chocolate con churros?
¡Lo pedimos!

lunes, 3 de agosto de 2009

Ma' si, yo mando todo al cuerno y me embarco en este proyecto

Hoy con Franco nos fuimos a merendar a un barcito viejo de Entre Ríos y 15 de noviembre. Me contó que con su amigo Pedro iban a armar una obra para "recordar a Michael Jackson y su video de los monstruos". Que querían cerrar el Teatro Nacional y abrir otro. Me lo empecé a tomar en serio y le dije:
-Si lo querés hacer sobre calle Corrientes, no cierres otro teatro. Que cierren un super, una casa de ropa, un estacionamiento, alguno de esos locales que no tienen nada que hacer ahí.
Quedó seleccionado, entonces, el mega estacionamiento de Corrientes al 1400, y desde ahí no paramos más:
*Será un teatro de doce pisos, y se llamará "Teatro Enorme"
*En sus múltiples salas se podrá ver: murga uruguaya, a cargo de la Tía Julia; El homenaje a Maiquel Yacson con Pedro y Franco; la obra infantil "Clu casa Moustros" con Franco, Facu y Valentín del mismo colegio; la sala musical con recitales varios, como por ejemplo de Silvia (su profesora de piano); el espacio para cuentos,acá atentis escritores y compañeros de taller que está a mi cargo y vamos a leer todos; y un bowlling (de aquí en más Boglin) con el maestro, campeón de América, abuelo Lacho.
*tendrá una librería propia atendida mi esposo (que se quedará solo cuando me voy a leer) y por mi.
*Contará con un kiosco que venderá: coca, agua, jugo de manzana y chupetines de Ben 10.
*En los pisos superiores habrá talleres de vestuario (a cargo de la Abu y la Bisa), salas de reuniones y ensayo.
*Estamos en tratativas con amigos arquitectos, actores y sonidistas que quieran sumarse.
* Todas las obras serán a la gorra porque "Teatro Enorme" es popular y peronista.

Cuando llegamos a casa, Franco hizo este plano del lugar y repartió las tareas.
Y el día mi cumpleaños cuando esté frente a la torta voy a decir tres veces, para mi:
¡Teatro Enorme!
¡Teatro Enorme!
¡Teatro Enorme!