martes, 31 de marzo de 2009

¡Es para Nadia que lo mira por T.V!

Gracias, Carlitos!

martes, 24 de marzo de 2009

24 de marzo


Hoy no es un 24 de marzo más, porque ayer a la noche le expliqué a mi hijo por qué hoy era feriado, y no fue fácil:
no fue fácil porque no pude empezar la frase con un "mañana festejamos..."
no fue fácil porque, como diría Mafalda, lo que pasó hace 33 años no puede explicarse "sin las partes pornográficas".
no fue fácil, porque todavía estamos sufriendo las consecuencias: conocemos gente que no conoce a sus padres, no saben donde están; gente que no sabe quien es; madres sin hijos; abuelas sin nietos...
no fue fácil porque aún estamos pidiendo justicia; y la pedimos aún cuando un puñado de imbéciles que hablan porque tienen boca (nunca me sirvió tanto esta expresión) proponen instaurar la pena de muerte, porque ya ni la gente que vive en countrys o barrios privados está tranquila.
y no fue fácil porque aunque tenga cinco años no vive en un frasco de mayonesa, y observa, escucha y siente: hace unos años fuimos a conocer la Universidad de las Madres, y nos pusimos a ver las fotos del lugar. Imágenes tomadas en las marchas. Franco las vio y me pregunto:
-Mamá ¿por qué están tristes?

y con un nudo en la garganta, lo miré mientras lo tenía a upa (quizás apretándolo...) y le dije:
-porque hace mucho que no ven a sus hijos y los extrañan.

jueves, 5 de marzo de 2009


Franco y mamá, después de la tormenta

miércoles, 4 de marzo de 2009

¿Quién fue...

...el desgraciado que inventó la Rodhesia?
y a sus hijitas, o hermanitas menores, esas que se complotan con las once de la mañana y la máquina de golosinas de mi trabajo, y que forman una asociación ilícita con mis caderas.

Posta que mañana no les pienso dar bola, y sola con mi alma llegaré virgen de chocolate y grasas trans a mi sanguichito de pan árabe del mediodía.

Será Justicia.

domingo, 1 de marzo de 2009

La noche anterior

Lo miro dando vueltas en la cama y pienso que yo tampoco podía dormirme la noche anterior al comienzo de clases.
Ver de nuevo a los compañeros, estrenar guardapolvo o soltarle el ruedo al del año pasado, zapatos lustrados y la valija lista con lo básico para el primer día: un cuaderno borrador y un lápiz (después de 2do. ya llevábamos lapicera).
¿Y será buena la Seño Marta? Los chicos que la tuvieron dicen que es re mala.
Y este año comenzaremos a dividir...por dos cifras, y a usar carpeta.
¿Me sentaré con Gaby, como quedamos el año pasado? ¿Y si me sientan con un varón?
No tengo que quedarme dormida.

Sigue despierto, me pide masajitos en los pies y mientras afuera llueve, le digo que piense en algo tranquilo: que está en un casita en el campo, y que por la ventana mira llover: el pasto mojado, las flores y los árboles cubiertos de gotas. No hay otro sonido que el del agua cayendo, ni otro olor que el de la tierra mojada...
-voy a pensar en eso-me dice y apoya la cabeza en la almohada.
Me preparo un café y pego la etiqueta con su nombre en el cuaderno forrado con papel araña verde. La etiqueta se despega, así que le apoyo un libro grande encima.
Vuelvo a la habitación, y angustiado me dice que sigue despierto, y me pregunta por qué no puede dormirse.
-Cuesta dormirse el día anterior al comienzo de clases; a mi me pasaba lo mismo- le digo y me acuesto a su lado y, como podemos, cerramos los ojos.
No queremos quedarnos dormidos mañana. Justo mañana.