miércoles, 28 de enero de 2009

Algunas cosas que pasan en las pelis de Hollywood



* Vietnam
El tema inagotable. El protagonista de la película, puede tener catorce años en 2005, por ejemplo, y en un momento largar la frase matadora " Bicos yo estuve en Vietnam" ¿Cómo que estuviste en Vietnam? ¿No será que viste Forrest Gump y después soñaste?
Otra costumbre muy norteamericana es ser un hombre grande, peinar canas, tener una familia ejemplar con la que desayuna huevos revueltos, tocino, y toda esa pila de grasas trans; y de golpe: Chan. Cae un pibito con rasgos orientales a su puerta diciendo:
- Hello, papi, ¡por fin te encuentro después de tantos años! Mi madre, en su lecho de muerte me dijo que te buscara, snif, snif.
El tipo lo mira con cara de no entender nada, hasta que el pibe suelta oootra frase matadora:
- ¿Recuerdas Vietnam?
Claaaro, ahí se acuerda de la vietnamita que se curtió, a la que le prometió volver y todo eso...

*Pobres con onda

Los pobres de las pelis Argentinas, como Sergio de "Esperandola Carroza", tienen una pobreza digna, y si él y Elvira tienen gente en casa y se les arruina una comida no tienen una latita de cualquier cosa.
Pero vayan a una casa pobre de película norteamericana: la heladera llena. Llena de latitas de cualquier cosa.
Nosotros, los que tenemos hermanos, somos capaces de dormir en una cucha para tener lapiezaparamisolo, mientras que los muchachos del norte gozan de habitación propia y solitaria, así vivan en una tapera... de cinco ambientes.
(Ya sé que la familia de E.T no era pooobre; pero ¿se fijaron en el placard de los chicos? ¡Es más grande que mi departamento!)

Estas son sólo algunas cuestiones: próximamente analizaremos temas de alto contenido social, como por ejemplo Las Fraternidades Universitarias y la importancia de ser el presidente de la clase en la "prepa".
Acepto aportes.

martes, 27 de enero de 2009

Coco

Y sí, la Bruja habló y ahora tengo que contarles:
es cierto hubo un Coco en la Calle de Tierra. Era grandote, de pocas palabras y mirada perdida. Los chicos del barrio, lo iban a buscar a su casa cuando tenían algún entuerto con pibes más grandes; pero nunca llegaban a las manos porque apenas lo veían se iban corriendo. Nadie hablaba mucho con él, pero solía ir a los ensayos de Pisando cucarachas descalzos.
Coco iba al industrial y trabajaba en el almacén de su familia. Su labor principal era ir a cobrar a la gente que ya debía mucho y sobre todo si compraba coca: Porque si tenés para coca, podés pagar las leches y las mantecas que debés, le repetía su papá. Y el iba puerta a puerta, y con sólo un buenos días o buenas tardes, entendían el motivo de su visita.
Cuando su mamá vio que el chico tenía éxito, lo empezó a mandar a buscar tápers prestados:
Los táper viejos que Berta ya no devolvía y los tenía con agua para el perro
los que Homero tenía llenos de aguarrás en su taller
los que Loli usaba de caramelera
Y volvieron todos, y con tapa.
Tan bien le fue que los vecinos se avivaron y lo contrataban cada vez más seguido (sobre todo en las fiestas, aunque cobrara doble tarifa). Como quien no quiere la cosa, se había armado una PyME.

Hace unos años, el padre de la Bruja se apareció en el almacén con un pasaje de micro y encaró a Coco:
-Necesitamos que te vayas a El Bolsón, porque el salame de Nacho dice que se olvidó ahí el táper de la Tere. Es un camping, quizás los dueños lo estén usando para guardar dulce casero, drogas, que sé yo... Este no es un laburo para cualquiera, pibe; y por lo que se dice me parece que sos el único recuperador de tápers del mundo.
Coco lo pensó un rato, con la vista perdida entre los jamones que colgaban del techo.

Al día siguiente, casi toda la Calle de Tierra fue a despedirlo, dicen que tenía semejante mochila, que parecía una tortuga gigante parada en dos patas. Y digo casi toda, porque Tere y Vicky se quedaron en su casa, siguiendo el espectáculo por la ventana con cara de Qué haaambre que tienen estos.

Esa fue la última vez que vieron a Coco, y las historias que circulan sobre su paradero son tan variadas como las del de Bin Laden: que se hizo militar, que se hizo travesti y labura en un boliche en Bahía Blanca, etc.
Algunos dicen que la madre recibe una postal todos los meses, pero ella no comenta nada.

Desde hace años los táper circulan por la Calle de Tierra, pero no vuelven a sus dueños como en la época dorada de Coco, que quien sabe por donde andará.

martes, 20 de enero de 2009

Leyes Taperwerianas

Para la gente que consultó les digo:

*Los táper se devuelven con tapa; si la perdiste, más vale guardalo y devolvé uno nuevo (aunque nunca es lo mismo).

*Si hay algo patético es el táper cubierto de papel-film, sobre todo si el contenido es derramable, porque una tiende a meterlo, a su vez, dentro de cuatro bolsas de plástico del supermercado y el paquete parece de una lengua a la vinagreta de incógnito.

Gracias

Nota: Estas aclaraciones no son de mi autoría: subí a un monte de latas en el Coto, y un repositor barbudo me entregó las Tablas de las Leyes Taperwerianas, diciéndome.
-son plásticas, y si querés las podés llenar con agua y frizarlas. Son aptas para microondas.

Nota II: Real Academia, acepte la palabra táper, porque escribirla en cursiva da mucha fiaca.

lunes, 19 de enero de 2009

Relaciones bilaterales (en la Calle de Tierra)

Y en la Calle de Tierra, mucha gente aún no sabe porque Nico y Claudia se pelearon y los que saben se lo callan, y a mi todavía nadie me lo quiere contar. Parece que es un conflicto de años, que eran de lo más unidos y un día ella le juró que nunca lo perdonaría ¿Perdonarle qué? No sé.
Pero hoy me quería hacer un baño de crema, así que me fui a la peluquería de la Bruja (estaba re lindo en la pelu porque se compró un turbo nuevo que larga un fresquito bárbaro).
Cuando entré vi que estaban Loli, la kiosquera haciéndose los claritos y Berta, con la manicura.
Cuando la Bruja me estaba poniendo la capita largó un:
-Ahí...va
Y una rubia, con planchita recién hecha pasó haciéndose la linda por la puerta. La pude ver porque la Bruja había atado la cortina plástica
-¿ Y esa quién es?-pregunté
-Es la Vicky- me dijo Loli- seguro que te contaron de ella, iba a la escuela con Laurita y Claudia.
Vicky la que no le regalaba papeles de carta, recordé.
-Bueno, también era amiga mía- sentenció la Bruja.
Las otras dos se rieron:
-¡Por eso viene de la peluquería de Norbert Sarlangui, en Uranio y Asteroíde 40!
Yo no entendía nada, ¿era su amiga pero iba a otra pelu?

-Hace muchos años, nuestras mamás tuvieron un problema y bueno...-me explicaba la Bruja-terminamos peleadas nosotras. Yo quería mantenerme ajena, pero ella como que se empeñó, fiajte que cuando teníamos contratado a Turismo Patri para el viaje a Bariloche, ella convencío a la mitad de la división para que viajara con Sansó. Y terminamos yendo en dos grupos. Horrible.
Para la fiesta de egresadas, armamos todo un número con la banda de Nico, y para que cerrara Claudia con un mix de Rafaela Carrá y Valeria Lynch; y ella contrató a CAE ¡A CAE! La misma noche, en una fiesta paralela.
-Convengamos que tu mamá, Bruja-decía Berta con las manos sumergidas en un pote rojo-tuvo tan mala pata...justo ese... ¿no podía ser otro?
-¡No me digas que se pelearon por un tipo tu vieja y la de ella!- grité, mientras la Bruja trataba de tirarme la cabeza hacia atrás para ponerme la crema.
-Pero no, nena-dijo Loli- los hombres van y vienen. Esto fue más grave...
Loli me iba a contar, pero noté que antes necesitaba la aprobación de la Bruja, quien le respondió con una mirada, como diciendo "Y dale, si ya es de confianza"
-Fue por un táper, la madre de la Bruja le hizo un táper a Tere (la madre de Vicky).

¡Apa! Y sí, hoy en día en la mitología femenina moderna, una mina con códigos no se queda con un taper ajeno, es más, es una ley no escrita que hay que devolverlo, en lo posible, lleno. Esto no era moco de pavo. Susanita Clotilde Chirusi tendría un doctorado en Uso, Manipulación y Prestación de Taper's.

-Lo siento mucho Bruja, es feo quedar marcada...
- Fue el destino trágico: Tere le trajo un pedazo pan dulce a mi vieja para Navidad, el táper quedó en casa porque Vicky y su familia se van a San Clemente, siempre la primera de enero; llegó Reyes, y mi papá, distraído mandó el taper con rosca a mi tía en Morón, y justo Nacho, mi primo se iba de mochilero al Sur, y claro: rosca para el viaje. De la travesía no volvieron: dos pantalones, los cubiertos, el cuchillo de Rambo, tres pares de medias...y el táper.

Me quedé pensando: ¿será acá en esta peluquería casera, en una calle de remota en un pueblo aún sin nombre que nacerá el Movimiento Interbarrial :Que Devuelvan los Táper?

sábado, 17 de enero de 2009

No tenía cara de mayonesa...


Los sábados en los que venía a cenar César (ex compañero de pensión de mi papá en su época de soltería), mis viejos se quedaban mirando una peli con él, hasta muy tarde. No había videos, así que se deleitaban con lo que "Función Privada" les ofrecía (si, delen, tarareen la canción de Amarcord mientras leen, que yo lo hago mientras escribo).
A mis hermanos y a mi nos mandaban a dormir después del postre; pero un sábado, yo ya tenía 10 años, me dejaron quedarme: ¡ya era grande! y esa noche dieron "Esperando la Carroza": sí, ahora pueden dejar de tararear y hacer resonar en sus cabezas a China Zorrilla Yo hago puchero, ella hace puchero, yo hago ravioles, ella hace ravioles; o a Brandoni Tres empanadas... (obviamente, levantando el pulgar, el índice y el mayor de la mano que prefieran).
Ya sé que puedo hacer un post larguísimo reproduciendo las frases memorables de siempre (de hecho tengo dos compañeros de laburo con los que me saludo diciendo "Abrite, una latita de cualquier cosa"), pero prefiero apelar (y respetar) el recuerdo que cada uno conserva de esta maravillosa película, que como los buenos vinos, con los años se pone mejor.

martes, 6 de enero de 2009

Acitividades Prácticas Recargadas


Esto no está trucado, ni bajado de internet: es un objeto de la vida real.
La cajita con palitos de helado, la pulserita trenzada (¡y pensar que uno pensaba en lucrar con eso en los recreos!) y "un coso" de escarbadientes y lana.

Pueden contemplarlo por unas horas, antes de que lo suba a Mercado Libre.

lunes, 5 de enero de 2009

Emboles Escolares II

Hoy: Actividades Prácticas

Cuando Utilísima se asomaba por la pantalla tan solo como un programa de la tarde, yo padecía Actividades Prácticas (o como le pusieron más tarde Educación Artesanal y Técnica). Lo de actividades era dudoso, pero más lo era lo de prácticas:
*
la bolsa de pan (para dos miñoncitos y gracias).
* el florerito pintado para el día de la madre (escultura espantosa de arcilla, que duraba a los sumo una semana).
* La Rosa de Los Vientos (me habría servido mucho en la vida si mi profesora hubiera tomado la molestia de explicarme para que corno servía )
y otro día, contaré mi tormentosa relación con el punzón y la hoja cánson número 3.

Mi vieja, que fue profesora suplente por unos meses en mi escuela, quiso revolucionar la materia, darle un giro de 180º: enseñar a hacer algo útil. Así, los chicos de 6to. hicieron pantuflas para el día de la madre. Un éxito. Y lo mejor fue que dos alumnos agradecidos decidieron hacerle un par a ella: se dividieron el trabajo: una pantufla cada uno. El resultado fue una 37 y otra 43 más o menos, pero ella las usó contenta.
Pero las suplencias duran poco y volvió la antigua profesora a dirigir nuestra tesis de doctorado en pompones.

Años después, nacían "Mañanas al pedo" y "Boluda Total"